Donde el Diseño se encuentra con la Data

 In Diseño

La data siempre ha estado alrededor de nosotros; prácticamente todo en la historia de la humanidad se podría cuantificar, ya sea desde el número de humanos que han habitado el planeta hasta el número de palabras que han sido dichas. Hoy en día estamos aceleradamente recolectando y produciendo más data que nunca. De acuerdo a un reporte de IBM, se estima que el 90% de la data existente hoy en día fue creada hace menos de dos años. Con esta explosión de datos, serán cada vez más imprescindibles las herramientas para extraer información de utilidad, entre ellas las gráficas que nos permiten interactuar con los datos. En Mercado Creativo hemos escrito esta entrada de blog para analizar donde el diseño y el arte se encuentran con la data para crear visualizaciones informativas, veraces y fáciles de leer.

Decidir qué tipo de gráfica utilizar depende del tipo de data detrás de la visualización y la narrativa que se le quiere dar a los datos. Por eso es muy importante tener claro desde el principio cuál es el mensaje que se quiere transmitir y quien será la audiencia.

Una vez identificado el objetivo que se busca cumplir con la gráfica es necesario escoger el tipo de gráfica y los elementos que incluiremos en la misma. Independientemente del tipo de gráfica (barra, pastel, área, etc), sus elementos son aplicables en todas las ocasiones.

 

Elementos de las gráficas: Cuándo sí y cuándo no usarlos

Partamos de la identificación correcta de la anatomía y los elementos de una gráfica:

 

 

Es importante poder encontrar el balance entre texto y elementos gráficos. Una buena gráfica debería poder contar la historia sin tener que recurrir a notas al pie o párrafos introductorios. Por eso la selección de títulos, ejes y etiquetas debe jugar muy bien para complementar y no para eclipsar los elementos gráficos en la imagen. A veces las etiquetas de los ejes son imprescindibles para la lectura de una gráfica; otras veces se entienden por si solos (como en el ejemplo a continuación).

El uso de etiquetas de datos puede ser muy útil en gráficas que muestren una sola serie de datos y tengan pocas categorías. Observen como el uso de etiquetas de datos, combinado con una buena redacción del título puede ayudar a descongestionar la gráfica al quitar la información de los ejes, las líneas de guía y la leyenda:

Antes:

 

 

Después:

 

Los títulos de los ejes a veces se explican por sí mismo y no es necesario adicionarlos para darle sentido a la gráfica. En otras ocasiones es necesario incluirlos para que el lector sepa las unidades de reporte, sobre todo en las gráficas que utilizan ambos ejes para mostrar la escala de las series. En la siguiente gráfica se puede observar, a diferencia del ejemplo anterior, por qué es necesario incluir los títulos de los ejes verticales y horizontales. De lo contrario no sabríamos las unidades que está graficando cada una de las series de datos.

 

 

Una pequeña nota acerca de la orientación del texto: en la medida de lo posible, si el espacio lo permite, es mejor usar textos horizontales para los títulos de los ejes verticales para facilitar la lectura del gráfico. Si el espacio no es lo suficiente para acomodar el texto horizontal, se debe optar por un texto vertical girado. Nunca usar el texto como en el ejemplo de la derecha:

 

 

 

 

 

 

 

 

Cómo descongestionar la gráfica y enfatizar información al mismo tiempo:

Como regla general, al momento de graficar data “menos es más” es un lema para tener siempre presente. Una buena gráfica debería minimizar el número de elementos necesarios para pasar el mensaje. Si la audiencia está interesada solo en obtener un entendimiento general del comportamiento de los datos, una buena opción es resaltar solo los valores superiores e inferiores para comunicar el rango en el que se mueven estos. Por ejemplo:

 

 

De esta manera, sabemos que el país con menor población de la lista tiene 16 MM y el que más, 204 MM. En esta gráfica es necesario incluir elementos adicionales como la escala en el eje horizontal y unas sutiles líneas de guía para que los lectores de la gráfica puedan dimensionar de una manera estimada la población de los demás países. De esta manera se adivina por ejemplo que Perú y Venezuela tienen un poco más de 25 MM, Colombia casi 50 MM y México un poco menos de 125 MM. El énfasis estratégico también puede ser usado para resaltar un valor en específico (por ejemplo resaltar solo un país si sabemos que nuestra audiencia estaría interesada únicamente en ese país.

Bautizando una gráfica: la importancia de un buen título.

El título de una gráfica es el elemento que no debe faltar en el momento de diseñarla. El titulo condensa el mensaje que la gráfica desea transmitir y debe ser redactado de manera clara y directa para evitar confusiones.

En esencia, el titulo debería resaltar la relación que existe entre la variable independiente del eje horizontal y la variable dependiente en el eje vertical. Si recordamos la segunda gráfica de nuestro blog, el título relacionaba tipos de acompañamientos vs los votos que obtuvieron en una encuesta:

 

El título me informa que solo se muestran los 4 primeros acompañamientos que más votos tuvieron. También me relaciona la fuente de los datos y el año en que se realizó el estudio. Un buen título también podría redactarse para resaltar el número de votos específicos del “chorizo”  de esta manera: “El Chorizo como segundo acompañamiento favorito. Encuesta Nacional de la Vitamina Ch, 2014”.

Soy Leyenda: acerca de su buen uso

Si es necesario usar una leyenda, es necesario que su alineación facilite su lectura. Por ejemplo, si se usa una barra apilada para mostrar la distribución porcentual de una serie a través de diferentes momentos  del tiempo, es necesario que la leyenda siga la misma alineación y orden de la serie que está siendo graficada. Observen cómo es de difícil hacer la lectura si la leyenda no está alineada (como en el primer ejemplo) y cómo la lectura es más intuitiva cuando está alineada (segundo ejemplo)

 

 

Evitar usar Serifas:

Aunque sea imperceptible a primera vista, está comprobado que las fuentes con serifa generan “ruido visual” y el cerebro tarda un poco más en procesar la información. Debido a que el objetivo de la gráfica es transmitir el mensaje de la manera más directa y clara posible se debe evitar todo detalle que agregue complejidad al proceso. Ejemplos de fuentes que transmiten el mensaje sin llamar la atención a la tipografía son Helvetica, Arial y Gill Sans.

 

 

Si te interesa este tema y quieres conocer más al respecto, Infoactive es un buen lugar para empezar. Infoactive es una organización que busca hacer fácil que las personas cuenten historias con data. Visita https://infoactive.co/data-design para acceder a su libro gratuito de Data + Design.

Nota: todos los datos presentados en las gráficas son inventados y no representan ninguna realidad. Por favor tener en cuenta esto antes de compartir.

Recommended Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search